Publicada en el BOE la Ley de Reforma del Baremo de Automóviles

Publicada en el BOE la Ley de Reforma del Baremo de Automóviles

Ayer miércoles el Boletín Oficial del Estado publicó en su número 228 la Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación.

Esta publicación se produce tras su aprobación definitiva el pasado 7 de septiembre por la Comisión de Economía y Competitividad del Senado, sin que se hubieran introducido enmiendas al articulado remitido en julio por el Congreso de los Diputados.

La industria aseguradora debe formarse para la aplicación de este nuevo sistema valorativo; se estima que será necesaria una inversión de 3,5 millones de euros.
Para la revisión anual de las cuantías indemnizatorias no se tendrá en cuenta el IPC sino el índice de revalorización de las pensiones.
Entre sus novedades destaca, además del incremento de las indemnizaciones (especialmente en caso de fallecimiento), que se pasa a tener en cuenta los diversos modelos de familia que existen en la actualidad y admite la posibilidad de excluir o incluir como perjudicados a determinados familiares atendiendo a las circunstancias específicas de cada víctima.

Uno de los principales avances del nuevo sistema es la eliminación de los actuales grupos excluyentes de perjudicados, en los que se tenía en cuenta la existencia de otros miembros de la familia. Con el nuevo Baremo, las categorías son autónomas, por lo que los perjudicados reciben importes fijos (salvo que se demuestren circunstancias que supongan la inexistencia del perjuicio a resarcir). En caso de muerte existen cinco categorías autónomas de perjudicados: el cónyuge viudo, los ascendientes, los descendientes, los hermanos y los allegados (con vínculo familiar o de afección del que se demuestre la existencia de más de cinco años de convivencia); igualmente tiene la condición de perjudicado quien, de hecho y de forma continuada, ejerce las funciones que por incumplimiento o inexistencia no ejerce la persona perteneciente a una categoría concreta o asume su posición (definido como “perjudicado funcional”).

Por otra parte, en el caso de grandes lesionados, la propuesta de Baremo reconoce y valora el coste de los gastos emergentes asociados a las labores asistenciales que requerirán las víctimas de un accidente durante el resto de su vida. Además, se incorpora el concepto de lucro cesante y se fija un gasto general por “perjuicio patrimonial básico” que cubriría -al menos- gastos de 400€ sin necesidad de justificación. Todos estos cambios permiten alcanzar una vertebración plena del sistema al separar las indemnizaciones por daño moral de las de daño patrimonial.

El sistema busca la reparación íntegra del daño y su reparación vertebrada, ya que se indemniza conforme a las reglas y límites establecidos en el sistema, por lo que no pueden fijarse indemnizaciones por conceptos o importes distintos de los previstos en él, salvo los perjuicios recogidos en el texto como “excepcionales” (perjuicios relevantes ocasionados por circunstancias singulares y no contemplados conforme a las reglas y límites del sistema).

 

 

Escrito por Ubica Seguros

UBICASEG CORREDURIA DE SEGUROS SA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies