Santander y BBVA contratan un ciberseguro mundial para protegerse de ataques de ‘hackers’

La entidad presidida por Ana Botín ha tomado una decisión novedosa en la banca española para poder cubrir a sus clientes del riesgo de robos de datos personales y de sus cuentas

En 2015, un grupo de delincuentes digitales estafó cerca de 1.000 millones de dólares a unos 100 bancos presentes en 30 países tan dispares como Rusia, China, Holanda, Suiza, Estados Unidos y Japón. Los afectados trataron de guardar silencio sobre este sofisticado ataque en el que se tuvo que implicar el FBI y la Interpol. A raíz de aquello, las entidades financieras mundiales han comenzado a tomar medidas para protegerse contra estos nuevos ladrones invisibles, que ponen en jaque miles de transacciones diarias. En España, el primero en hacerlo ha sido Banco Santander, que ha contratado un seguro con cobertura global para cubrirse del riesgo de la ciberseguridad.

Fuentes oficiales de la institución presidida por Ana Botín reconocen que el pasado año se firmó una póliza con alcance mundial por el aumento de los incidentes relacionados con los ataques informáticos que está sufriendo el sector financiero en general y el Banco Santander en particular. “Dada la importancia y potencial impacto de este riesgo, el banco sigue impulsando medidas preventivas de cara a estar preparados ante incidentes de esta naturaleza”, explica en un documento público.

BBVA también firmó a finales del pasado año un seguro similar con AIG ante los constantes casos de fraudes con tarjetas de crédito, la suplantación de la identidad de los clientes y las potenciales brechas de seguridad tanto en la banca móvil como 'online'. Caixabank está asimismo analizando seguir los mismos pasos. Los propios organismos reguladores están aconsejando a las entidades financieras protección adicional de los clientes por la expansión de este tipo de delitos electrónicos.